– Hijo mío, eres Scout. ¿Sabes lo que es un Scout?

– Un explorador, un guía Señor.

– Un explorador, un guía. ¿Sabes la historia de aquel ciego que quería guiar a otro ciego? Ambos cayeron en un hoyo y perecieron.

Señor, si Te dignas guiarme, no me sucederá esa desgracia.

– Tienes razón de invocarme: soy el primer guía, el primer explorador.

Soy no solamente el guía, sino el Camino.

No solamente el explorador, sino la Luz.

Y el que me sigue no anda a oscuras.

Sígueme, y verás claro.

Sígueme, y tu linterna iluminará a tus hermanos Scouts.

Sígueme, y haré de ti un Scout, es decir, un iluminador de hombres.

Como lo fueron los jóvenes de Galilea que se llamaban Santiago y Juan, Pedro, Andrés y Felipe, y los demás que formaron mi primera patrulla…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies