Un grupo de escúltismo católico es la estructura del Movimiento Scout Católico en una realidad local y en una comunidad cristiana concreta.

Todos los grupos scout están formado por unidades consecutivas que garantizando así la coherencia en la secuencia pedagógica de las ramas. Cada una de éstas responden a un grupo de edad con unas caraterísticas psicológicas determinadas.

Cada grupo scout cuenta con un Kraal de responsables que es el órgano encargado de la aplicación del Programa de Jóvenes en el grupo. Está integrado por todos los responsables y coordinado por el responsable de grupo.

El grupo scout cuenta además con un órgano de gobierno presidido por el responsable de grupo en el que están representados sus responsables, niños y jóvenes, familias y el consiliario del grupo.

Este órgano, respetando las competencias propias del Kraal, evalúa la marcha del grupo, establece sus objetivos estratégicos y normas fundamentales, aprueba su presupuesto y elige, en diálogo con todo el Kraal, al responsable de grupo.

El grupo scout San Benito, como miembro de la Delegación Diocesana del Movimiento Scout Católico realiza su labor educativa en la Parroquía del mismo nombre, acercando el escultismo católico la infancia y juventud que se acerca a nosotros.

En la actualidad, y en la línea que está realizando todo el escultismo católico, estamos reflexionando y revisando los fines y objetivos fundamentales que nos definen y marcan nuestro camino.

Apostamos por convertirnos en una comunidad educativa en la que todos sus agentes, niños, responsables y familias, tenga el protagonismo que nuestros estatutos les otorgan, pero conscientes que todos compartimos como objetivo común el desarrollo integral de quienes forman parte del grupo en base al método scout.

En una comunidad educativa todos aprendemos de todos. Todos estamos en continuo crecimiento y el grupo debe velar por ello.