Entre los 15 y los 17 años los jóvenes forman parte de la rama de Pioneros, coincidiendo con 4º de ESO y Bachillerato. A través de ‘Expediciones’ planificadas en pequeños grupos, se asumen las riendas de la gestión de los propios proyectos. Es el momento de llevar a la vida diaria los valores del escultismo y el Evangelio; de poner los conocimientos y capacidades propios al servicio de los demás, y de experimentar a Dios en la naturaleza.